lunes, 10 de mayo de 2021

La solución

 

Tengo 85 años, y junto a mi mujer nos tocó pelear para tener nuestro propio hogar. Tres hijos le debo a esa bendita que la muerte me arrebató. La semana pasada, ellos, que son jóvenes y tienen sus nuevas familias, me propusieron algo: Una residencia sería ideal para mí. Vivir solo en una casa llena de recuerdos no mejoraría mi estado de ánimo, y ese nuevo hogar me daría la tranquilidad de saberme bien atendido.

La donación y venta de mi casa ya están en marcha; piensan comprar un piso en la playa.
Mi sensación de soledad va en aumento. 




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:



Palabras a incluir regaladas por 
CÉSAR HEREDERO, JUBILADO DE @IBERIA Y ESCRITOR SOLIDARIO


PELEAR - HOGAR - JÓVENES - RESIDENCIA - TRANQUILIDAD


Causa Solidaria del mes de Mayo:
MAMIS SOLIDARIAS




Publicado también en POÉMAME:






36 comentarios:

  1. Una realidad cada vez más en aumento ...esa si que es una soledad triste. Un buen micro con un sentimentalismo arrasador. Un besazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, una triste realidad.
      Mil gracias por tu lectura, Campirela.
      Besicos.

      Eliminar
  2. Los Hijos y su crueldad...
    es tan triste...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Galilea, a mí también me ha quedado ese sabor amargo que has buscado en el relato. Has logrado algo que además de triste, es muy habitual!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de lamentable es.
      Muchas gracias por tu lectura, Nani.
      Besicos.

      Eliminar
  4. Uy triste relato lo peor es la ingratitud de sus hijos, Te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Los hay y es muy triste.
      Mil gracias por tu lectura, Sandra.
      Besicos.

      Eliminar
  6. Que triste situación la de este señor que encima que pierde a su mujer ve la codicia e ingratitud de esos hijos y todo por un piso en la playa.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una realidad que se da demasiadas veces.

      Muchas gracias por tu lectura, Charo.
      Besicos.

      Eliminar
  7. La última frase me dejó una espinita clavada...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la que más duele...

      Muchas gracias por tu lectura, Né.
      Besicos.

      Eliminar
  8. Um relato arrasador!
    Existem filhos que revelam uma crueldade lamentável, desumana e egoísta!
    Como é possível??

    Un abrazo, Galilea!

    ResponderEliminar
  9. Que tristeza y lo peor es que pasa en realidad, la avaricia humana no discrimina, agarra parejo aunque sean familia.

    Buen relato amiga Galilea me gusto, un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  10. Desgarrador querida Galilea.
    No siempre esas soluciones que buscan los familiares tienen en cuenta los sentimientos de la persona mayor. Dan por sentado que ya "no es util" y que con estar atendido en una residencia, ya esta todo solucionado. Y no solo eso sino que se proponen administrar sus bienes como si fuese una persona incapacitada mentalmente...realidad tremenda y triste.Te dejo un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Muy triste...
      Muchas gracias siempre por tu lectura, Conchi.
      Besicos.

      Eliminar
  12. Has trasmitido en pocas palabras ese egoísmo, a veces, de los hijos. Cruel y triste relato.
    Te encuentro navegando entre comentarios.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura y bienvenido a este rinconcito.
      Besicos.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. A ese hombre lo he imaginado. Aunque su historia, hoy en día, desgraciadamente ocurre...

      Muchas gracias por tu lectura y visita a mis letras.

      Besicos.

      Eliminar
  14. Vaya, pensé que el apartamento en la playa era para él. Que inocente...
    Duro.
    Besoss, Galilea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de duro, sí.
      Muchas gracias por tu lectura, Gabiliante.
      Besicos.

      Eliminar
  15. Pocas palabras y demasiados sentimentos, intenciones a la vista. A veces la vida muestra su cara más dura. El día a día, el trabajo, la familia... ¡qué difícil es en ocasiones compaginarlo con el cuidado de nuestros mayores!. Y las residencias no siempre son bien aceptadas, no siempre tenemos en cuenta su opinión. No juzgo a nadie, yo ya he pasado por eso. No es fácil.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es un tema muy complicado, y a veces no hay opciones posibles. No se puede juzgar.

      Luego, a parte... hay casos sangrantes como el de mi microrrelato.

      Muchísimas gracias por tu lectura, Jose.
      Besicos.

      Eliminar